Skip to content

Desinformación y Derechos Humanos las temáticas que aborda la iniciativa impulsada por Fundación CONSTRUIR

Fundación CONSTRUIR impulsa el proyecto: “Sociedad civil en acción: la lucha contra la Desinformación como herramienta de defensa de los derechos humanos”, iniciativa que tiene el objetivo de contribuir a fortalecer las capacidades de organizaciones y la acción de la sociedad civil organizada para la defensa de los derechos humanos desde la lucha contra la desinformación.

La desinformación se presenta como un riesgo para la protección y garantía de los derechos humanos, ponen en debate soluciones de censura, restricción al entorno para las libertades fundamentales, cibervigilancia, lo cual pone en riesgo no sólo el trabajo de líderes de opinión y defensores de derechos humanos, sino también representa una amenaza para la democracia.

En este sentido, los órganos de los sistemas internacionales de derechos humanos han venido desarrollando estándares importantes para establecer con precisión las obligaciones de los Estados en el marco del combate a la desinformación en armonía con el entorno favorable al ejercicio de las libertades fundamentales y la garantía de los derechos humanos. Así por ejemplo la Declaración Conjunta Sobre Libertad de Expresión y Noticias Falsas (fake news) Desinformación y Propaganda, reconoce que la desinformación es un problema impulsado tanto por Estados como por actores no estatales, y, que es causal de diversos perjuicios que afectan de manera directa e indirecta a los derechos humanos, empero, refuerza el deber de todos los Estados de adoptar medidas compatibles con la libre expresión, destacando que “el derecho humano a difundir información e ideas no se limita a declaraciones (correctas), que el derecho también protege a información e ideas que puedan causar consternación, ofender o perturbar, y que las prohibiciones sobre desinformación podrían violar los estándares internacionales de derechos humanos…”[1] De allí que dicha declaración establece una serie de principios y directrices que refuerzan el rol de los gobernantes de combatir la desinformación con mayor información a partir de la difusión de contenidos de calidad, procesos de alfabetización digital, mayor transparencia, entre otras que de ninguna manera podrían implicar restricciones indebidas más allá de las establecidas en la Convención Americana sobre Derechos Humanos, el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos y otros instrumentos vinculantes.

Asimismo, en los espacios de fortalecimiento de capacidades participarán: Organizaciones de la Sociedad Civil, Redes de derechos humanos, la Plataforma Ciudadana por el Acceso a la Justicia y Derechos Humanos, Plataformas y redes que trabajan temas medioambientales, derechos sexuales, democracia, transparencia, Colectivos y redes ciudadanas, Colectivos GLBTI, coaliciones que promueven derechos digitales, transparencia, libertades fundamentales, Naciones y Pueblos Indígenas,  Redes de promotoras comunitarias y Periodistas.

Con la iniciativa se buscará aportar al incremento de conocimientos sobre el impacto de la desinformación y visibilizar las herramientas para combatirla desde un enfoque interseccional y de derechos humanos.

—–

[1]   Adoptada por el Relator Especial de Naciones Unidas para la Libertad de Opinión y de Expresión, la Representante para la Libertad de Medios de Comunicación de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la OEA, y la Relatoría Especial sobre Libertad de Expresión y Acceso a la Información de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos.  ONU, RELE-DICH, OSCE y CADHP. Declaración Conjunta sobre Libertad de Expresión y Noticias Falsas (Facke News), Desinformación y Noticias Falsas. Preámbulo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *