En resguardo de los derechos a la salud y a la vida, la atención inicial a las y los privados de libertad es obligación del establecimiento penitenciario